Beneficios de los juguetes de psicomotricidad fina

Publicado el : 14/02/2018 11:01:24
Categorías : Juguetes educativos Rss feed

Beneficios de los juguetes de psicomotricidad fina

La motricidad fina es el tipo de motricidad que, al desarrollarla, permite a los más pequeños comenzar a realizar movimientos más cortos y precisos, y ¿qué mejor manera de trabajarla que con juguetes educativos?

Este tipo de juguetes ayudan a los niños en su crecimiento y su desarrollo, añadiendo la diversión de manipular multitud de formas, colores, tamaños y la realización de diferentes actividades.

¿Qué es la psicomotricidad fina?

Las destrezas de motricidad fina hacen referencia a las tareas que solicitan la coordinación oculomanual (es decir, la coordinación entre los ojos y las manos) y la de los músculos cortos, que son los encargados de realizar actividades más finas o delicadas. Toda actividad que precise el uso de la pinza entre los dedos índice y pulgar, por ejemplo, entra dentro de esta definición.

La psicomotricidad integra la inteligencia, la afectividad y el movimiento. Esto es así puesto que se ubica en la tercera unidad funcional del cerebro, zona en la que se interpretan sentimientos y emociones y que está situada en el lóbulo frontal y en el área precentral.

Este tipo de psicomotricidad se utiliza a la hora de realizar tareas muy precisas en las que están implicados simultáneamente el ojo y la mano. Estas tareas pueden ser: pintar, colorear, escribir, dibujar, cortar, moldear... ¿Qué tienen en común todas ellas? Que a los niños les cuesta un tiempo y una gran dosis de práctica y paciencia aprenderlas, puesto que este tipo de motricidad no es innata en los bebés.

Esta clase de actividades tan coordinadas y delimitadas comienzan a desarrollarse a partir del primer año de vida de los niños. Son fundamentales a la hora de desarrollar actividades tan necesarias en su vida diaria y académica como la escritura, por lo que trabajar la motricidad fina desde pequeños es una gran ventaja.

¿Qué beneficios aporta trabajarla?

Existen multitud de ellos, pero vamos a centrarnos en los más destacables:

- Tomar conciencia de su cuerpo.

- Controlar la respiración.

- Adaptarse al mundo exterior.

- Dominar el equilibrio.

- Orientar el espacio corporal.

- Nociones de situación y orientación.

- Mejorar la memoria.

- Desarrollar del ritmo.

- Discriminar colores, formas y tamaños.

- Mejorar la creatividad y la expresión.

¿Cómo puedes ayudar a tus hijos a desarrollar la psicomotricidad fina?

El perfeccionamiento de la motricidad ofrece a tus hijos la posibilidad de fomentar una capacidad de exploración que va a impulsar enormemente su aprendizaje y también su desarrollo intelectual. Esto hace que incitar a tus hijos en sus búsquedas e intentos de investigación sea altamente recomendable. Déjales tocar, manipular y palpar todo lo que quieran, eso sí, controlando que existan unos límites de seguridad.

Para permitir una exploración segura es para lo que existen los juguetes, para favorecer esa coordinación ojo-mano y el uso de los músculos cortos de los que hablábamos anteriormente. Y para asegurarte de que las actividades tengan un cada vez un grado un poco más alto de dificultad es para lo que estos juegos se clasifican por edades, aunque la rapidez del proceso debe venir siempre determinada por cada niño.

Algunos de estos juguetes creados para niños de entre 1 y 3 años fomentan la creación de torres con cubos, o el trasvase de piezas con tamaños diferentes, como el LEGO Duplo animales creativos o el cubo de aprendizaje 5 en 1.

Para los niños de 3 a 6 años son recomendables los set de plastilina o la arena cinética con moldes, con los que podrán moldear el material a su antojo.

Como ya has podido comprobar, los juguetes educativos son una realidad y van a ayudar a tus hijos a desarrollar sus capacidades mientras no dejan de divertirse.

Se debe guardar

Haga clic aquí para registrarle

Añadir un comentario