Beneficios de los Juguetes de Madera en la infancia

Cuando los padres deciden comprar un juguete a sus hijos, buscan algo más que un simple entretenimiento, buscan un valor educativo, formativo, que permita a los niños aprender mientras juegan y se divierten. Los juguetes de madera aportan todos estos valores que los padres buscan. Se ha producido un relanzamiento de estos juguetes, demostrando que no son cosa del pasado, sino que vienen para aportar a tus hijos unos valores y una formación que los juguetes de nueva generación no son capaces de aportar.

Las ventajas de los juguetes de madera

- Estimulan los sentidos. A diferencia de los juguetes de plástico o los electrónicos, los juguetes de madera, por sus formas y su composición, por su superficie, por provenir de un elemento vivo, favorecen el desarrollo del tacto. Y, por su simplicidad, ayudan al uso de la imaginación del niño para jugar. El olor de la madera favorece el desarrollo del olfato en los pequeños.

- Respetuosos con el medio ambiente. Son juguetes creados a partir de árboles viejos que ya no producen látex, es un proceso nada contaminante y con un material nada dañino para la salud de tus hijos. Los juguetes de plástico provienen del petróleo, con un proceso que es contaminante y que perdura en el tiempo.

- Juguetes que no pasan de moda. Puede parecer que son más caros que los juguetes de plástico porque tienen un precio de adquisición mayor, pero esto no es cierto a la larga. Este tipo de juguete por su valor de juego se mantiene más tiempo entre los favoritos de los niños, ya que estimulan mucho más su capacidad de juego y le cogen más afinidad. Además, no caducan ni pasan de moda y suelen pasar de generación en generación.

Juguetes de Madera

- Más resistentes y menos peligrosos. La madera es un elemento mucho más duro y resistente que el plástico frente a los golpes y al uso por parte de los más pequeño. Como elemento natural es mucho más inmune a las bacterias y los microorganismos que se adhieren y reproducen de manera más rápida en el plástico. Por su forma de trabajar la materia prima y sus características, presenta menos aristas y vértices que el plástico, por lo que son menos peligrosos para tus hijos y corren menos riesgo de herirse o accidentarse jugando con ellos.

- Son más bonitos y llamativos. Los juguetes de madera, una vez pintados y decorados, son más bonitos que los juguetes de plástico, con sus imprimaciones o decorados con pegatinas que acaban despegándose o arrugándose. Llaman más la atención del niño cuando busca algún elemento con el que divertirse y siempre queda mejor como elemento decorativo en la habitación del niño cuando los recoges y ordenas sus cosas.

- Mejoran la motricidad. Los juguetes de plástico son más ligeros y pequeños, por lo que son fácilmente manejados por los niños y sus pequeñas manos. Los de madera, más robustos y pesados, obligan al niño a cogerlos con firmeza y coordinar mejor sus movimientos para utilizarlos, por lo que mejoran su motricidad.

- Se pueden usar en el exterior. La madera, como elemento natural que es, se puede jugar con ella en el exterior, aguanta mucho mejor que otros materiales las condiciones climatológicas y los ataques de los agentes externos.

Como ves, los juguetes de madera presentan muchos beneficios para la formación y evolución del niño, y grandes ventajas frente a juguetes de otros materiales en cuanto a duración y resistencia. Por último, te recordamos que cuando compres un juguete para tu hijo tengas en cuenta la edad recomendada del mismo, para evitar que el niño se desmotive y sea descartado antes de tiempo. Puedes echar un vistazo a toda nuestra oferta en la web.